Edición 1130
| Desde el 3 al 9.2.04.09
Ir a la edición web >

 
 
Política Información General Cultura Deportes Colectividades Agenda Instituciones Redacción Abierta
 
 

Se celebran 52 años de
la Autonomía

A 52 años del histórico 3 de abril, el Primer Comisionado del distrito, Raúl Filgueira, y el titular del Museo de Berisso, Luis Guruciaga, repasan el proceso que culminó con la conformación del nuevo municipio. Aseguran que por aquellos días estaban dadas las condiciones políticas y económicas para que Berisso dejara de ser parte de La Plata y sostienen que el proyecto de crecimiento continuo que se forjó ese día sigue intacto.

“A veces ni en los mapas figuraba. Era un largo y angosto caserío, color de frigorífico y de río, que de la inmigración se descolgaba” (*)

El origen de nuestra ciudad obedece, a diferencia del nacimiento de otras que surgieron por cuestiones religiosas, políticas o de cercanía con los puertos, a sus características industriales. La primera población llegó acompañando la radicación del saladero “San Juan” en 1871 y creció durante 1879 con la apertura del segundo establecimiento fabril de estas características, el saladero “San Luis”.
La sanción de la ley 1882 que designó a La Plata como la nueva capital provincial dispuso que Ensenada y el incipiente Berisso que crecía contiguo a los saladeros "San Juan" y "San Luis" pasasen a integrar la flamante ciudad capital. Fue entonces que Ensenada perdió su condición de cabecera comunal. La creación del Puerto de La Plata separó las ciudades de Berisso y Ensenada y la actividad portuaria comenzó a generar el interés por las tierras contiguas al Saladero. Así comenzaron a trazarse los primeros barrios, sin obedecer a ninguna planificación urbanística preestablecida. Durante el año 1911 se instalaría el frigorífico “La Plata Cold Storage” (a partir de 1916 denominado Swift) y consecuentemente la población iría en aumento.
La Primer Guerra Mundial trajo aparejada la demanda europea de carne proveniente de nuestras tierras. Así llega para radicarse en 1915 un segundo frigorífico, el Armour. A la actividad de la carne, se sumaría en 1922 la llegada de la Destilería YPF y de The Patent Knitting CO, luego Cooperativa Textil Argentina. Estos emprendimientos, junto a la actividad generada en el Puerto La Plata, diversificaron la actividad en estas tierras. Así, la fisonomía del rancherío se fue metamorfoseando en una ciudad llena de vida y de diversidad cultural llegada de la mano de las diversas corrientes de inmigrantes europeos que pisaron este suelo desde principios de siglo y hasta después de la Segunda Guerra Mundial.
Es en 1885 que llega la creación de la Delegación de la Ensenada, que Berisso integraría hasta 1919, fecha en que el crecimiento de la ciudad impuso la instalación de la propia, vinculada administrativamente con el municipio de La Plata. El edificio se instaló primero en la calle Nápoles y Lisboa. Luego se mudó a la calle Montevideo entre Punta Arenas y Perseverancia, hasta que en 1937 se propone la construcción de la sede sobre Av. Montevideo para finalmente llamar a licitación y elevar la Delegación en la calle Lisboa y Hamburgo.

“Era sangre pujante que labraba/ la tierra, con ardiente desafío: viñedos, tajamares y un plantío, de frutales que en un sueño se elevaba”

Tendientes a lograr la emancipación, hubo diferentes propuestas individuales realizadas por concejales y diputados. “Los primeros deseos de autonomía se remontan a 1929 cuando presentan una ponencia para darle la autonomía a Berisso en la Legislatura de la Provincia. Como en ese momento gobernaban los radicales y la propuesta era conservadora, no prosperó. Después llega el 45 y pasa lo contrario. Como gobernaba el Partido Justicialista y el que presentaba la moción era el concejal Juan Basal, no se lo aprobaron tampoco. Si hubieran aprobado la primera, hubiéramos pertenecido a Ensenada porque la idea originaria era hacer un partido único entre ambos distritos”, repasa Luis Guruciaga, máximo referente de la Asociación 1871 Museo de Berisso.
Tras los frustrados intentos, el 31 de julio de 1956 se conforma la Comisión Popular Pro Autonomía Municipal. La convocatoria, surgida de la Asociación Amigos de Berisso, invitaba a todas las entidades de Bien Público a promover un movimiento social Pro-Autonomía. “En un principio se reunieron los ‘Amigos de Berisso’ que encabezaba Manuel Egido, pero rápidamente, y para evitar toda suspicacia política, se eliminaron los nombres y apellidos y aparecen en las actas los nombres de las instituciones. De ahí surgen las autoridades, pero no trascienden nombres como se hace normalmente, donde todos desean figurar con el nombre o la foto”, describe Guruciaga.

“Un puñado de férreas voluntades, un crisol de pioneros y verdades, esgrimiendo el calor de su esperanza”.

El primer encuentro tuvo lugar en el Centro Comercial e Industrial y Bienes Raíces de Berisso, que funcionaba en el piso superior del edificio del ex-Cine Progreso, ubicado en Av. Montevideo y Génova. Apoyando la moción dieron el presente 16 delegados de diferentes entidades de bien público: el Ital Club, Asociación Ucrania Prosvita, Centro de Fomento Barrio Obrero, Centro de Fomento Camoatí, Hogar Bielorruso, Centro de Fomento Villa Banco Constructor, Honor y Patria, Centro de Fomento Tambor de Tacuarí, Bomberos Voluntarios, Centro de Estudiantes y Egresados, Fortín Gaucho, Rotary Club, Centro Comercial, Club Social y Deportivo Vértigo y Biblioteca Aristóbulo del Valle y la Asociación Amigos de Berisso.
Las reuniones continuaron y fueron rotando por diferentes organizaciones barriales. “Hablaba gente. Se invitaba a gente a dar charlas. Yo participé de charlas. Así se fue formando la conciencia en la gente de que había que moverse para eso. Cuando llegó el momento había un apoyo popular general”, rememora Raúl Filgueira.
Y el momento llegó. Finalmente, el 3 de abril de 1957 por Decreto Ley Nº 4656 de la Provincia de Buenos Aires a cargo por entonces del interventor Coronel Emilio Bonecarrere, se dictaminó la creación del Partido de Berisso.
“Se aprovechó un contexto favorable para la autonomía. Había cambios de aire político. En ese momento estaba la Revolución Libertadora que había destituido a Perón del poder y en las elecciones triunfaban en La Plata los radicales; contrariamente a Ensenada y Berisso donde ganaban los peronistas. Había que separar eso de manera que Berisso y Ensenada no influyeran en las elecciones de La Plata”, teoriza Guruciaga.
En relación a esta hipótesis, Filgueira sostiene que se suponía que dividiendo, dando la autonomía, ese enorme caudal peronista de Berisso ya no iba a votar en La Plata. “Pero fijate vos cómo son las cosas, que termina ganando un peronista en La Plata. Parece que las autoridades encontraron que era razonable el pedido que hacía la ciudad de Berisso y concedieron la autonomía”, observa.
Continuando con el proceso, el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires dictaminó que la Comisión debía elevar una lista con tres postulantes para ocupar el cargo de Comisionado. Los nombres que surgieron fueron los de Rafael Ferrer, Luis De Santis y Raúl Filgueira.
“Es difícil establecer por qué lo eligieron a Filgueira, pero supongo que habrá sido porque era el más popular en cuanto a llegada respecto a la gente. Había sido presidente y fundador de la Cooperativa de Crédito y estaba metido en el ambiente”, expone Guruciaga en relación a la elección del Primer Comisionado, que asumió sus funciones el 22 de julio de 1957.
“El acto formal de asunción fue en la calle Montevideo, frente a la Escuela N° 1. Se montó el palco y habló el Gobernador, hablé yo, hablaron los vecinos de la asamblea y mucha gente. No recuerdo, salvo el acto donde Perón habló en el Swift, uno con tanta gente”, asegura Filgueira. “En el mes de enero tenía que empezar a funcionar como comuna. Hubo que trabajar duro para organizar las oficinas, comprar elementos y máquinas. Así se conformó el plantel de empleados con gente con experiencia que se habían desempeñado en la delegación. También conformamos comisiones ad-honorem. Se trabajó con entusiasmo. Fue un acto semi-patriótico porque movió a la gente con mucho entusiasmo”, relata con orgullo asegurando que si bien no hubo pautas preestablecidas, hubo algunos puntos que cumplir. “Nos dieron la autonomía y ciertas leyes y dictámenes que había que seguir. Por ejemplo, no se podía invertir más del 20 % del presupuesto en el pago de sueldos”, expone.
Dando los primeros pasos como autónomos, había mucho trabajo que hacer. Uno de los puntos que más preocupaba a la gestión era la jurisdicción del puerto. “Nos tenía a maltraer, porque aislaba toda la parte de Villa Nueva. Había un alambrado que dividía la zona nacional y la provincial. Hablamos muchas veces con el responsable del puerto, el Ing. Morosi, pero no tuvimos éxito. Queríamos abrir la calle para que la gente pudiera salir por ahí. Al final me enojé un poco y un día le dije a ‘Don Juan’ que corte el alambrado y abra la calle. Y se abrió la calle”, cuenta entre risas Filgueira, quien recuerda también cómo se sustraían los adoquines de la Dirección de Vialidad para que las calles dejaran de ser de tierra. ¡Que vergüenza!”, sentencia también entre risas.
Las primeras autoridades municipales encabezadas por Filgueira fueron Roberto Delgado en la Secretaría de Hacienda y Gobierno, José Nuñez como Secretario Técnico, Esteban Duymovich como Secretario Administrativo, Luis Denari como Director de Sanidad e Higiene, Américo González como Director de Catastro y Rentas, Oscar García como Contador y Román Etcheverry como Tesorero.
En 1958 fue creado el Consejo de la Comunidad, en el que estaban representadas las asociaciones de Bien Público con el fin de prestar colaboración al Ejecutivo comunal.
A 52 años de que se cumpliera la voluntad popular, Guruciaga analiza que a partir de la autonomía “Berisso da un salto. Tiene sangre de inmigrante y a pesar de tener la baja de dos frigoríficos con 12 mil personas trabajando, la población ha seguido creciendo ininterrumpidamente. En otro lado quizá hubiese sido una revolución social, y la gente de aquí no se fue, no pasó nada, siguió trabajando. Yo creo que esa gente que vino de Europa ya sabía lo que era moverse de un lugar a otro lo pensó bien y dijo para empezar en otro lado sigo luchando acá y se quedó en Berisso y con éxito porque hoy vemos como Berisso sigue creciendo”.
Una historia de más de medio siglo, demuestra que aquellos pioneros sabían cómo trazar el camino. “A pesar de las contras que había en su momento, el presente dice que Berisso va para adelante. A los tumbos a veces, pero así avanzan los pueblos. Lo cierto es que tuvimos un objetivo y nos pusimos a trabajar. Así se trabajó y se ha seguido trabajando a través de los años”, resume Filgueira.

“El símbolo hermanado del trabajo sacrificado, honesto, desde abajo. Berisso, Capital de la Esperanza”

Con el firme objetivo de obtener la Autonomía, la Comisión Popular, elaboró un documento convocando a las entidades a sumarse al movimiento que perseguía el fin. El texto original, rezaba lo siguiente:
Se hace saber al pueblo que con fecha 31 de julio de 1956 ha quedado constituida la Comisión Popular Pro Autonomía Municipal de Berisso, integrada por representantes habilitados de todas las Instituciones de Bien Público, Centros Culturales, Deportivos, de Fomento y representantes del comercio y la industria local.
Exigimos la Autonomía Municipal, fundamentados por las siguientes razones y para resolver los siguientes problemas:

1) Porque Berisso constituye en la actualidad un gran centro industrial, elaborador de una gran fuente de riqueza para el país. Con 80 mil habitantes, nos sentimos con capacidad para desarrollarnos bajo nuestro propio Gobierno.

2) Porque desde 1871, fecha de su fundación, Berisso se ha desenvuelto y crecido merced al esfuerzo exclusivo de sus pobladores, que lo han dado todo sin recibir nada, huérfanos de todo apoyo oficial orgánico.

3) Porque estuvimos y estamos permanentemente postergados en la realización de las aspiraciones populares y de planes urbanísticos muchas veces reclamados y otras tantas desoídos.

4) Porque los impuestos que todos sus habitantes pagan a la Municipalidad de La Plata, se distraen fuera de la localidad, pues poco o nada vuelve a Berisso en forma de obras, conservación o mejoras edilicias.

5) Porque el estado sanitario de Berisso es deplorable. Una gran población de 80 mil habitantes está desprovista de redes cloacales, con aguas servidas que constituyen focos de infección y contagio y aparejan graves perjuicios a la salud del pueblo. Escasez y en la gran mayoría de casos, carencia absoluta de agua potable, que es elemento primordial de vida.

6) Porque existen zonas densamente pobladas que carecen no sólo de pavimento, sino de los elementales pasos de piedra, lo que unido a la falta de desagües y de focos de luz, tornan las calles intransitables. Las calles pavimentadas no poseen el mínimo de cuidado para su conservación y seguridad de tránsito.

7) Porque los habitantes de Berisso, obreros en su mayoría, empleados, comerciantes, estudiantes, prácticamente no poseen transportes para concurrir a sus lugares habituales de trabajo. Infinidad de obreros deben caminar 10 o 15 cuadras en el barro para llegar a los medios de transporte y entonces viajar en los techos o colgados de los mismos, con graves riesgos para sus vidas.

8) Porque un centro de población de 80 personas carecen de los espacios verdes (plazas, parques, etc) imprescindibles para el desarrollo físico y mental de sus hijos, que realizan sus juegos en la calle o en patios hacinados.

9) Porque deseamos de una vez por todas la solución integral del problema de la vivienda. No más conventillos, no más casas inseguras e insanas, para el logro de una vivienda confortable y humana.

10) Porque constituimos una agrupación humana con vida propia, y TENEMOS el derecho de vivir organizaos municipalmente para ser dentro de la Comunidad, la felicidad de todos y cada uno de nuestros habitantes.

Por todo lo expuesto, y para la conquista de esos derechos que nos pertenecen, la Comisión Popular ha resuelto:
1°) Crear en la población, por todos los medios a su alcance, el estado de conciencia pública propicio para:
2°) Peticionar ante las autoridades, en el momento oportuno, el desmembramiento municipal de Berisso, para inaugurar entonces el Gobierno Comunal Autónomo.
Invitamos al Pueblo a ingresar y adherir a esta Comisión Popular por intermedio de las entidades de Bien Público, por las fuerzas del trabajo y por sus agrupaciones de toda índole.
Vecino de Berisso, lea y difunda este manifiesto. A todos y a cada uno le interesa la Autonomía Municipal.

Comisión Popular Pro Autonomía de Berisso. Agosto 1956.

(*)Las citas son parte de “Capital de la Esperanza”, trabajo de Pascual Felli.

 

 

 


Clasificados
Sociales
Guía Comercial
Farmacias
Ediciones Anteriores
Contáctenos
Contactos Utiles

Tapa de la Semana

 

   
www.semanarioelmundo.com.ar | Telefax: 0221 461 2621 | Móvil: 15 563 9071 | Contáctenos | Avenida Montevideo n° 1400
Quienes somos | Preguntas Frecuentes | Contactos Utiles | Guía Comercial | Crónicas al paso